Aprendizaje comunitario en... Japón

Cocinando en grupo.

Al término de la Segunda Guerra Mundial en 1945, Japón se vio sumido en una situación de extrema pobreza. El gobierno central creó los Kominkan, que resultaron ser una excelente respuesta a la necesidad de las personas de adoptar nuevos valores y mejorar su calidad de vida. En aquella época las actividades populares de los Kominkan incluían el empoderamiento de la mujer, la promoción de las ventajas de una vida sana, la generación de ingresos, como también actividades de recreación. La Ley sobre Educación Social, basada en la Ley Fundamental sobre Educación de 1947, entró en vigor en 1949, cuando ya se encontraban funcionando más de 10.000 Kominkan. El objetivo que en la actualidad motiva a los Kominkan es promover la enseñanza y el aprendizaje mutuos, como también fomentar el aprendizaje voluntario en las respectivas comunidades.

El Kominkan se puede comparar con un centro de aprendizaje comunitario (CAC) al ofrecer educación no formal basada en la comunidad. La mayoría fue creada y es gestionada hoy en día por las correspondientes municipalidades de ciudades, pueblos o aldeas. Gran parte de los aproximadamente 16.000 Kominkan proporcionan un espacio donde pueden llevarse a cabo actividades y programas orientados a las habilidades para la vida, las actividades de recreación y la cultura. En 2005 contaban con un total de
244 millones de participantes e impartían 473.000 cursos. Los Kominkan funcionan por lo general en las escuelas primarias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La otra modalidad de Kominkan corresponde a centros de aprendizaje comunitario basados en el servicio voluntario y financiados por los residentes locales. Son los llamados “Kominkan autónomos”, si bien los cursos que ofrecen son similares a los impartidos en los Kominkan comunes. Se calcula que Japón cuenta con unos 70.000 Kominkan autónomos, pero se desconocen cifras oficiales para todo el país. En estos Kominkan autónomos, los habitantes locales pueden solicitar y desarrollar programas orientados a sus propios fines.

El Kominkan de Enzan, ubicado en el norte de Japón, es un centro pequeño pero bastante activo. En su página de Facebook se pueden apreciar las actividades realizadas en el último tiempo. La Sra. Yukie Matsui, encargada de educación social, introdujo en el distrito de Enzan un programa de apoyo a la familia denominado “Manmaruchi”.

“El Kominkan decidió crear un espacio donde padres e hijos pudiesen hacer amistades, intercambiar información y pasar el tiempo juntos. Esta actividad fue llamada Manmaruchi.”

El auge económico que el Japón vivió en los últimos años de la década de 1960 trajo consigo un rápido cambio en el panorama del hasta entonces idílico distrito de Enzan. Los residentes originales se entremezclaron con los recién llegados, ya fueran miembros de familias de empleados de las centrales nucleares ya fueran trabajadores que se desplazan a diario temporalmente por motivos de negocios. Se observa el desarrollo de una creciente disparidad entre los distintos grupos de residentes. Los recién llegados suelen sentirse algo solitarios debido a la falta de amigos y amigas con quienes compartir sus inquietudes sobre la crianza de los hijos o la educación.

El Kominkan decidió crear un espacio donde padres e hijos pudiesen hacer amistades, intercambiar información y pasar el tiempo juntos. Esta actividad fue llamada Manmaruchi. En japonés, el término manmaru significa “redondo y suave” en tanto que maruchi quiere decir “las múltiples y amplias perspectivas maternas”. Son generalmente alrededor de 10 o más madres con niños en el jardín de infancia o en la escuela primaria las que participan en actividades tales como pintura artística de las uñas, repostería, contabilidad casera y economía doméstica, al igual que preparación para la escuela primaria.

Uno de los desafíos que enfrenta el Kominkan es que los participantes se inscriben en los cursos actuales pero no toman la iniciativa de traer a otros interesados o de sugerir o desarrollar otros cursos. Los alumnos tienden a percibir el Kominkan como un proveedor, y a sí mismos como meros participantes o usuarios de los servicios.

Otro desafío se refiere a la naturaleza oficial del Kominkan. La administración y el desarrollo de los programas son financiados con fondos municipales. Ello significa que si bien el Kominkan le debe rendir cuentas a la municipalidad, trabaja con métodos que solo rara vez son compartidos entre los investigadores y los encargados de formular las políticas.

Otro problema bastante grave se refiere a la disminución gradual del presupuesto asignado a la educación social, que comprende los Kominkan, bibliotecas, museos y centros comunitarios. Estos recortes presupuestarios se contraponen al compromiso oficial del gobierno nipón con el aprendizaje a lo largo de la vida.

Para mayor información
Enzan Kominkan (s/f ): Enzan bate las alas: cada uno de nosotros es el protagonista [Habataku Enzan: Hitori Hitori ga Shujinkou]  www.facebook.com/enzan.kouminkan
Maruyama, H. (2011): El sistema de Educación Social en Japón. La educación en Japón (“Social Education” System in Japan. Education in Japan. NIER. bit.ly/1mFAvQA
MEX T & ACCU (2008): Kominkan: Centros de educación comunitaria japoneses (Kominkan – Community Learning Centers (CLC) of Japan: bit.ly VSpTEk
Asociación Nacional de Kominkan (National Kominkan Association: Kominkan.or.jp

Author
Hideki Maruyama, Ph.D., Instituto Nacional para Investigaciones sobre Política Educativa (National Institute for Educational Policy Research – NIER),  hidekim@nier.go.jp

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.